leradenbella@gmail.com973 49 20 72 - 628 87 31 49

Erase una vez un gallo que se llamaba Pelut

Erase una vez un gallo que se llamaba Pelut

Hace pocos días, nos ha sorprendido la llegada de un huésped muy especial.

Todo comenzó cuando estábamos en el campo arrancando unos manzanos y que renovábamos por unos de planta nueva. El Joan pasaba cerca de casa, como cada día suele hacer con sus dos perros para ir a pasear por el camino de las Quaranta Hores y Font d’Ortigues, cuando le dijimos, si quería algún árbol de los que acabábamos de arrancar. Al cabo de poco ya volvió con su pickup, para cargar cuatro de ellos.

Lo vi feliz y tan agradecido que quería compensármelo de alguna manera. Tengo un gallo chino, que lo quieres?, me dijo todo contento. Es un apasionado de las aves, en su granja tiene un montón, de muchas razas, colores y variedades bien extrañas; para mí claro!

No sabía que cara poner, aunque ante su alegría intenté disimular y continué con mis reticencias: que si cantaría y quizás molestaría a los huéspedes que tuviéramos en l’ Era d’en Bella o que tal vez no se entenderían con las gallinas o qué pasaría con los huevos …. Vaya que ya no sabía que más decir.

Dicho y hecho, tiempo de bajar y subir hasta su granja y  me comparece en casa con un saco blanco que se movía. De dentro saca un pequeño gallo, con una cresta roja como un fresón, pero con unas plumas negras y relucientes tan largas que cuando camina las arrastra por el suelo. Dice que es un gallo de raza china, tal vez si !.

Toma, ya verás cómo les gustará a los niños y niñas que te vendrán de turismo rural, les hará mucha gracia. Lo coge por las patas y me lo da … lo llevo hacia el gallinero y de momento no hay demasiada buena sintonía con las gallinas, se queda en la planta baja y ellas como siempre se ponen a dormir todas juntas en su ático.

Todas las tardes les abrimos la puerta del gallinero y salen gallo y gallinas a correr por el campo, picotean hierba y gusanos de la tierra que hay removida o que ellas mismas remueven. El gallo, feliz, se pone a cantar cada dos por tres.

Seguro que la historia acabará bien y, todos juntos, se harán buenos amigos …

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar